Machismo y desempleo, entre factores de los feminicidios

Machismo y desempleo, entre factores de los feminicidios

0 34

SANTO DOMINGO. En los últimos cuatro años 312 mujeres han perdido la vida a manos de sus concubinos y exparejas. De esta cantidad, 43 se cometieron en los primeros seis meses de este año lo que evidencia que los feminicidios en el país se mantienen como un problema latente, ¿es el nivel económico y educativo de los feminicidas la razón?

Son pocos los estudios socioculturales que existen en el territorio nacional para determinar las causas que mantienen en auge los feminicidios, pero para algunos expertos responde a un factor socioeconómico y cultural.

La principal investigadora del tema en la República Dominicana, Susi Pola, considera que la incidencia se debe a la continuidad de una cultura patriarcal.

“No tiene que ver con el estatus económico del agresor y la agredida, se trata de machismo, es el androcentrismo que existe en nuestra cultura que es poner al hombre como centro de todo, la masculinidad violenta, está en todas las esferas, eso no tiene clase social”, resalta Pola.

A su juicio involucrar a la personas pobres en estos casos es un mito que hay que desmontar.

Una investigación realizada y publicada en junio de 2013 por el Centro de Intervención Conductual para Hombres que preside Luis Vergés, destaca el desempleo como una de las variables asociadas a este tipo de violencia. Resalta además que el 26% de los hombres implicados, en un total de 4,760 casos de los conflictos de parejas evaluados entre agosto de 2008 hasta noviembre de 2012, se encontraba desempleado.

Diario Libre analizó el tema prestando atención a las zonas geográficas y el nivel socioeconómico y educativo de los agresores. Para ello, tomó el período entre 2014 hasta marzo de este año y se encontró que Santo Domingo (60), Santiago (39), La Altagracia (22), San Cristóbal (20) y el Distrito Nacional (18), son las cinco localidades donde con mayor frecuencia ocurren los casos de feminicidios.

De acuerdo al referido estudio, el nivel académico de la población masculina que produce mayores niveles de violencia durante una relación, se concentra entre educación media, con el porcentaje más alto-45%-, seguida de los hombres profesionales-con un 29%- y el nivel básico-24%. Apenas un 2% son analfabetos.

En Santo Domingo localidad del país más poblada-2,374,370 de habitantes- y donde se registra la mayor cantidad de estos casos, predominan las personas con nivel primario y secundario. Los que nunca asistieron a la escuela son los menos.

Machismo y desempleo, entre factores de los feminicidios
La Altagracia con más feminicidios que el Distrito

Durante la investigación se encontró que lugares como la provincia La Altagracia con solo 273,210 habitantes, las muertes de mujeres a manos de sus concubinos supera las ocurridas en el Distrito Nacional aunque tiene tres veces esta cantidad de ciudadanos.

Para la magistrada Roxanna Reyes, procuradora de la Mujer, aunque no se tiene una explicación concreta de la razón por la que esta provincia registra un alto nivel de feminicidios, hay que tomar en consideración que es una zona turística con un alto movimiento de personas.

“Es importante observar variables como potencializadores de la violencia la venta de alcohol, proxenetismo, trata, es un tema que estamos revisando”, precisó la magistrada.

En La Altagracia la población en edad de trabajar es de 218,699, siendo la parte inactiva y desempleada de 99,760 y 9,168, respectivamente, para un total de 108,928. Mientras los ocupados son 105,139, lo que coloca a ambos grupos en una posición similar.

Del total poblacional de esta provincia ubicada al este del país 226,837 asistió a la escuela y solo 22,660 alcanzó el nivel universitario, el resto 117,968 llegó a la primaria, 65,542 a la secundaria y 20,667 a preprimaria.

De las 32 provincias que conforman el territorio nacional, solo Independencia no registró algún feminicidio durante el período citado. Esta localidad aunque comparte similitud con la superficie de La Altagracia-2,007.4 kilómetros cuadrados- tiene una población cuatro veces menor.

De los 52,589 habitantes que posee 3,286 alcanzó estudios universitarios, 22,022 la primaria y 9,519 nunca asistió a la escuela, lo refuerza la teoría de que la escasa preparación no parece ser un factor influyente en los agresores de mujeres.

El feminicidio como la expresión máxima de la violencia contra las mujeres de lo que nos habla es de un fallo social, un fallo en el Estado y en el sistema de justicia, subrayó Sintia Velasco.
Pide reforzar investigación en Santo Domingo

La directora de la Colectiva Mujer y Salud recomienda identificar en cuáles sectores de la ciudad de Santo Domingo prevalece este delito y evaluar las causas que subyacen a la comisión de la infracción.

Sintia Velasco manifiesta que para enfrentar el flagelo en esta demarcación se debe levantar una investigación para determinar si las mujeres que fueron asesinadas presentaron querellas y tenían órdenes de alejamiento, debido a que muchas de las víctimas tienen una trayectoria larga en tribunales por violencia familiar.

“La otra cosa que hay que pensar es que uno de los obstáculos más grande que tenemos en el país para implementar una respuesta estratégica al feminicidio, es que no se ha construido su forma penal porque con la caída del Código Penal, el feminicidio quedó sin una descripción y sin una pena”, argumentó Velasco.

La impunidad, dijo, es importante y para lograrlo habría que hacer un comparativo entre cuántas mujeres han sido asesinadas, cuántos hombres detenidos y cuántos de esos han recibido condena.

NO COMMENTS

Leave a Reply